Factores de riesgo durante el transporte de Cargas Perecederas; por el Depto. Técnico de Assekuransa

La definición de “Carga Perecedera”, desde el punto de vista de las compañías aseguradoras, abarca más productos que los que generalmente se piensa. Es importante conocer cuáles son estos productos para tomar los seguros correctos.

 

 

En primer lugar, resulta interesante conocer la extensión del término “perecedero” a fin de abordar esta temática tan compleja y sus implicancias desde el punto de vista del transporte y el seguro.

Una primera clasificación nos indica que los productos perecederos son aquellos que necesitan ser transportados y manipulados bajo ciertas condiciones de temperatura. Es decir, se debe respetar el mantenimiento de lo que se conoce como “cadena de frío” desde el momento mismo en que las mercaderías comienzan a ser transportadas hasta su destino final.

Ahora bien, a efectos del seguro de mercaderías y desde el punto de vista de la suscripción, existen ciertas consideraciones que enrolan dentro de este grupo de carga a algunos productos que, sin necesitar control de temperatura, son considerados perecederos por la forma en que son transportados (léase porotos enlatados: mercadería general; porotos a granel: mercadería perecedera).

Brevemente, pueden resumirse las mercaderías consideradas como perecederas en las siguientes categorías o grupos de pertenencia:

  • Carnes
  • Pescados
  • Frutas, vegetales y legumbres
  • Plantas y flores
  • Productos farmacéuticos
  • Productos químicos

Por cierto que dentro de cada uno de los grupos, cada tipo de mercadería presentará particularidades que los harán pasibles de una mayor exposición al riesgo y por ende de una exhaustiva política de prevención del riesgo por parte de la compañía de seguros.

Los factores de riesgo inherentes al transporte de este tipo de mercaderías se refieren a :

 

Assekuransa

 

Assekuransa es una compañía especializada en seguros para el Comercio Internacional. Provee pólizas de transporte de Mercadería y de Responsabilidad para los Freight Forwarders y Desapachantes de Aduana. Brinda cobertura y asesoramiento experto en seguros para las operaciones de comercio internacional.

Assekuransa es representante exclusiva de Aktiv Assekuranz, miembro del grupo alemán Aktiv AG. Desde 1990 opera para el mercado latinoamericano con el nombre de Aktiv Assekuranz y, desde el año 2004 como Assekuransa.

Su Presidente y principal accionista es el Lic. Juan Ángel González.

Para más información: www.assekuransa.com

 

1 -Factor temperatura: deben tenerse en cuenta circunstancias tales como la temperatura al momento de efectuar la carga y descarga de la mercadería (estaciones del año). Así, por ejemplo en el caso del transporte de granos de café en un contenedor ventilado desde una zona cálida hacia una zona fría, la ventilación tiene que ser reducida de forma tal que no favorezca la formación de condensación dentro del contenedor. Lo mismo sucede con el transporte de granos de cacao: la desconsolidación en climas fríos debe ser lo suficientemente rápida como para no permitir la formación de condensación en el techo y paredes del contenedor ya que la carga puede conservar entre 18ºC y 20ºC durante el transporte que se encontrarían con la masa externa de aire frío.

Desde el punto de vista de las coberturas otorgadas a nivel internacional por los seguros de carga, los daños y/o pérdidas ocasionados por las variaciones normales de temperatura se encuentran dentro de la lista de exclusiones.

2 - Factor humedad: existen diversas fuentes generadoras de humedad que pueden encontrarse en la carga en sí misma (carga higroscópica); en el material utilizado para el embalaje; en el aire y en factores externos tales como la lluvia.

Las cargas higroscópicas son aquellas que tienen un alto contenido de humedad en sí mismas y que poseen la capacidad de absorber y liberarla naturalmente. Así, las frutas poseen esta característica que las hace objeto de un mayor índice de siniestralidad debido a esta causa. Este tema se encuentra íntimamente relacionado con la formación de condensación dentro del contenedor y la consecuente necesidad de instruir debidamente a los transportistas acerca de las condiciones de ventilación bajo las que debe ser transportada la carga a fin de evitar daños y/o pérdidas.

Puede también ocurrir que, debido a las variaciones de los índices de humedad durante el transporte, la carga pueda resultar dañada por la autocombustión (cereales) o por la formación de hongos o proliferación de bacterias (frutas).

3 - Factores bióticos:  entre otros pueden mencionarse:

  • factores mecánicos (golpes) que producen, por ejemplo, daños a las frutas y favorecen la actuación de microbios en dichas zonas
  • temperaturas elevadas
  • bajas temperaturas que provocan la aparición de daños por congelamiento
  • influencia de la composición del aire dentro del contenedor como el gas etileno que liberan algunas frutas o vegetales y que, a través del fenómeno conocido como “alelopatía”, provocan la descomposición del resto de la carga orgánica

4 - Merma:  la merma o disminución en el volumen de la carga puede deberse a factores naturales o mecánicos. Dentro de los primeros pueden citarse la merma por evaporación de la carga o por quedar la misma adherida a las paredes de la bodega del buque (combustibles a granel); volatilización (especias). Los factores mecánicos que producen la merma generalmente se refieren a los daños que sufren los embalajes que contienen la carga y que provocan el derrame o pérdida de mercadería.

Alrededor de este tema existen otra variedad de tópicos a considerar como las variaciones en volumen que se registran debido a los diferentes métodos de medición que se utilizan en origen y en destino y los márgenes de merma que son aceptados a nivel internacional en caso de considerar o reclamar por una efectiva “pérdida” de la carga.


Conclusión

Lo anteriormente expuesto constituye solamente una breve exposición de la inmensa variedad de riesgos a los que está expuesta la carga durante su manipuleo y que deben ser analizados al momento de seleccionar el modo de transporte, el embalaje y la estiba necesarios para prevenir cualquier tipo de daño y/o pérdida.

Por último, resulta relevante destacar la importancia de considerar los puntos mencionados a efectos de lograr mayores beneficios al momento de contratar un seguro de carga adecuado para la mercadería transportada y que pueda contemplar la mayor cantidad de eventualidades posibles.

 

Seguro de Mercadería 

Las mercaderías transportadas corren riesgos capaces de generar perjuicios económicos. En estos casos la función del Seguro de Mercadería Assekuransa es indemnizar las pérdidas o daños que se produzcan en la mercadería durante el transporte.

Perecederos
 
Con la aparición y administración del frío se desarrolla el comercio y transporte de mercaderías perecederas. Estas mercaderías normalmente sufren los riesgos de cualquier mercadería general. Pero, además se le agregan los riesgos inherentes al corte de la cadena de frío.

ASSEKURANSA cubre los riesgos sobre la mercadería perecedera, brindando un seguro que cubre toda la eventualidad hasta la entrega final.

Perecibilidad
 
Tal como su nombre lo indica estas mercaderías tienen un período de "perecibilidad" y este tiempo se cumple a pesar de ofrecerle las mejores condiciones de temperatura. A este fenómeno se lo denomina: NATURALEZA PROPIA DE LA COSA. Esto no es un riesgo, sino que es algo inevitable y que fatalmente sucederá. Por lo tanto, este es un punto importante para tener en consideración, ya que la cobertura para perecederos cubre, entre otras cosas, el corte de la cadena de frío pero no la naturaleza propia de la cosa. No existe en el mundo una póliza que cumpla tal eventualidad. Esto implica que aunque no haya una mención específica en la póliza (tal como: "no cubre naturaleza propia de la cosa") se entiende que no lo cubrirá. 

Demoras en el transporte

Otro fenómeno que se observa comúnmente en el transporte de mercaderías perecederas, es el riesgo que corre dicha mercadería por eventuales demoras en su transporte. Con el agravante de que esas demoras pueden afectar en el tiempo de perecibilidad. Ahora bien, este es un riesgo que eventualmente puede cubrirse, pero para que así sea, inexorablemente debe estar consignado en el documento del transporte. Esto es así para que el transportista principal tome los recaudos necesarios en el diligenciamiento del mismo. Lamentablemente muchas veces ese tiempo legítimo afecta la calidad del producto por la naturaleza propia de la cosa. Es importante tener en cuenta la relevancia que remite tomar un Seguro de Mercaderías, entendiendo lo que significaría no contar con la mercadería en tiempo y forma, por todos los riesgos que puede sufrir la misma en tránsito (robo, choque, incendio, rayo, explosión, terremoto, maremoto y demás catástrofes de la naturaleza entre todos los otros riesgos que existen). En el caso de perecederos se suma la necesidad de contar con la cobertura de CORTE DE LA CADENA DE FRÍO es decir, interrupción o variación de la misma por parte de la línea marítima.

 
Compaginado por Webpicking.com en abril de 2009 con material provisto por Assekuransa.

¡ Haga click aquí !

Copyright © 1999 / 2008 - Webpicking.com
Todos los derechos reservados. Prohibida su reproducción total o parcial sin autorización expresa.